lunes, 29 de agosto de 2016

Amores de verano

La parte más bonita de un amor fugaz está en no ser consciente de que lo es. No hablo del amor, hablo  de la fugacidad de las historias. Hay conexiones que no dependen del tiempo y que se dan gracias a un lugar, y que aunque estén predestinadas a acabar... Suceden. Y es precioso. 
Alguien dijo una vez que las historias de amor ni son fáciles, ni vienen solas. Estoy segura que quién fuera que pronunciara tales palabras no se enamoró en verano. El verano tiene ese componente mágico que muchos conocen y que otros muchos han vivido. La entrega absoluta a alguien que conquista tu corazón, sin miedos, sin pensamientos futuros... Viviendo el presente como si no existiera otro tiempo válido. Aunque sepamos que son historias con fecha de caducidad, fugaces...que el tiempo se llevará, no supone impedimento. Este hecho tan solo las llena de intensidad y ganas. Es un amor comprimido con fecha de inicio y fin, donde la ilusión con la que se vive es imposible de medir. Las mañanas al sol, las tardes de paseos infinitos, las noches de concierto y como no...Las de pasión incontrolable, donde hacer el amor sin miedo es lo más parecido a una religión. ¿Cómo no perder la noción del tiempo? ¿Cómo evitar sentir amor, si se vuele casi un acto reflejo?
Pero septiembre siempre vuelve y arrasa con todo. Aquello que vivías quedó estancado en aquel lugar que ahora, lleva el nombre de esa persona. Y lo único que queda son las eternas melodías que siempre tendrán nombre y apellido...La piel bronceada que poco a poco vuelve a su color original, como la rutina, el otoño y si mi apuras, el invierno. Pero ese pedacito de corazón que te robaron sigue sin estar en ti, sigue recostado frente a los últimos rayos de sol del verano que le llenó de amor. Y se vuelve un amor silencioso, que a pesar de no hacer ruido seguirá resonando siempre en ti.

Y la intensidad de estos sentimientos me hace pensar en Marisa, Encuentros bajo la piel. Ella no vivió el amor en verano, pero cuando conoció a Alex su mundo dio un vuelco por completo. Y a pesar de que la historia fue breve, la huella que dejó en ella se alargó un tiempo que jamás hubiera imaginado. Pero fue capaz de dejar que una nueva luz la encontrara, aun creyendo que el amor no le pertenecía.  


martes, 26 de julio de 2016

Nueva edición mejorada

Ya está disponible una nueva versión de mi primera novela, hemos mejorado el formato para que resulte más sencilla la lectura en cualquier dispositivo y ya de paso hemos revisado el contenido y corregido pequeños detalles.
Ya está disponible en todas las plataformas de ventas y descarga de ebooks habituales. ¡Espero vuestros comentarios!

lunes, 27 de junio de 2016

¡Cuidado con los besos!

Un beso de sabor amargo
La mentira camuflada bajo un beso del pasado acaba con la historia de amor de Marisa.El beso que todo lo cambió, el secreto inconfesable, la mentira enquistada que se hizo tumor entre Marisa y Ángel hasta acabar con su historia.

Pasar página. Qué sencilla tarea cuando hablamos de un libro corriente y que complicado puede volverse cuando el pasado no desestima la opción de continuar presente. Relaciones e historias que deciden alargarse más tiempo del necesario en nuestra vida; aunque quieras acabar con ellas hace mucho, aunque desees protegerte a ti misma e incluso aunque te mentalices para dejar de querer.  Tu meta es huir de aquel sentimiento enquistado, pero no lo consigues.

La crueldad del destino te trae lo que tiempo atrás habías optado por amar. Y tú intentas huir, correr... Sin saber qué vas directa hacia esa persona, y que trae consigo la tormenta y la tortura materializadas juntas  en un beso.

Ese beso. Marisa sabe de lo que hablo. Incluso su piel lo sabe. Aunque luchara por creer que aquel beso estaba vacío, se aposentó bajo su respiración acabando con su presente sin ella poder frenarlo. 
La confusión que crean unos sentimientos que parecían haber desaparecido en el tiempo y que resultan seguir latentes, resultan tener la capacidad suficiente para destrozarla. Ella, que deseaba su ausencia más que nada, cayó en la perdición de aquel beso que navegó en cada uno de los poros de su piel. Una sobredosis de pensamientos equívocos que la llevarán a acabar con su verdadera historia de amor del presente... ¿Quién ocupa su corazón? 

Y mentiras. Mentiras. Y más mentiras que enferman su relación por el miedo de enfrentarse a la verdad. Esa mentira camuflada bajo un beso era la gota que mantenía su vaso lleno, un vaso que algún día rebosaría. Algo tan insignificante y poderoso a la vez, un beso, fue la gota que derramó su vida. 

El amor pone patas arriba la vida de Marisa quién descubre que la mentira jamás será un antídoto.

¿Todavía no la has leído? ¡A qué esperas!

viernes, 3 de junio de 2016

Rompiendo tópicos: ¿La sensibilidad en manos de los hombres?

¿Se pueden palpar las diferencias entre ambos sexos cuando hablamos de narrativa romántica?  ¿Existe de verdad una diferencia notable entre autoras y autores, cuando el tema a tratar es el amor y las historias que de él se derivan?

Mi teoría sería que no depende tanto del género, como sí depende de la persona y su forma de vivir romances y vínculos en su vida personal, que al final se plasma directa o indirectamente en sus obras. Pero la teoría, teoría es y la realidad es la siguiente: el mercado de la literatura romántica nos rompe este esquema y marca una cierta heterogeneidad entre escritores y escritoras en esta temática. Hagamos un pequeño análisis sobre un par de datos interesantes.

Cabe destacar que si echamos una ojeada a la lista de romances en literatura de este año 2016 con más éxito, o incluso el top10 de novelas románticas que destacan en la feria del libro, todas ellas son escritas por mujeres. Tras el éxito de 50 sombras de grey se ha creado un fenómeno indescriptible con grandes dosis de erotismo y sexo (muchas más que de amor, todo sea dicho). ¿Hemos roto entonces con el tópico de la mujer romántica que busca enloquecer con grandes y complicadas historias de amor? Quizás ese tópico ha sido siempre falso y cada mujer tiene una exploradora innata en su interior (O benditos sean los libros lo han despertado). O que simplemente, somos las mujeres escritoras las que, por tener esa naturaleza femenina y ese sexto sentido, entendemos plenamente lo que buscamos en nuestras relaciones personales y consecuentemente lo que queremos leer, y va más encaminado a lo pasional que a lo romántico.
Soy la primera sorprendida cuando afirmo sin duda, y curiosamente, el amor más carnal y tratado desde una perspectiva más sensual y pasional es descrito por mujeres. E.L. James con “50 sombras de Grey”, Megan Maxwell con “Pídeme lo que quieras” o “Melocotón loco”, Anaïs Nin con “Delta de Venus”, Silvia Day con “Relaciones escandalosas” o incluso el éxito de Elisabet Benavent con “Alguien como tú” son todos claros ejemplos que destacan por la morbosidad y el sexo.

La sutileza de las difíciles historias sentimentales acompaña a autores como Federico Moccia o Blue Jeans, quienes se han ganado el corazón del público más joven y fresco. Son historias con enganche pero sin duda más sutiles y cuidadosas a la hora de hablar de relaciones sexuales. Quizás también se debe a la variación en cuanto a la edad de los lectores, pero sin duda son más tiernas y “amorosas”. ¿Creen ellos entender que las mujeres buscamos la ternura, lo delicado e incluso sensiblero? No sé si será cierto, pero la realidad es que sus novelas si van encaminadas entorno a ello. 


¿He de afirmar pues que tengo una parte de hombre en mi ser? Como mujer y escritora sé que la historia de Marisa es sentimental con escenas atractivas eróticas, pero el erotismo no es el centro de su vida, sino más bien un culminante de ciertas situaciones. He de admitir que en el caso de Marisa, las tradicionales relaciones que surgen de manera romántica son las raíces del árbol al que finalmente, le crecen las flores de la sensualidad en ciertos momentos.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Iconos rígidos y prestablecidos

La semana pasada fue el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y los medios se han llenado de buenas intenciones. Pero yo no acabo de entender esto de los días internacionales, lo lamento profundamente por la ONU que es el organismo mundial desde donde salen las iniciativas y sugerencias de los días internacionales dedicados a causas tan extravagantes como el día de Internet, el de la Discriminación Racial o bien el día de la Paz, este último es bastante obvio que las naciones y las personas del mundo entero lo ignoran.
Ser mujer real, de carne y hueso

Siento que resulta incluso negativo para la causa determinada el disponer de un día Internacional, es como un mensaje al mundo entero diciendo:” uff, qué pena, vamos a darles un día con mención internacional, a ver qué pasa”. Y pasar realmente no pasa nada. Primero porque la mujer es mucho más por ser mujer que por ser “ trabajadora”. Creo que resulta discriminatorio el hecho de celebrar el día de la mujer trabajadora, ¿qué pasa con las mujeres que no trabajan fuera de sus casas? ¿Y las que están en paro?...De hecho ser mujer es sinónimo a trabajar.

Todo esto venía porque quería hablar de iconos e imágenes rígidas y prestablecidas de la mujer. Si miro en mi bagaje como lectora tendría que mencionar a escritoras como Linda Howard y  Megan Maxwell  de las cuales he aprendido a tratar la mujer como algo tan normal que puede resultar incluso anti sensual o casi cómico. Pero el día a día femenino está lleno de situaciones complicadas y es mejor aprender a sentirlas con algo de humor y hacer de las dificultades de una sociedad masculina una herramienta para desarrollar nuestra feminidad. 



Así es Marisa, la protagonista de Encuentros bajo la piel, una mujer trabajadora y tan normal que puede ser la descripción de cualquier mujer cercana al lector. Y precisamente su día a día y su vida normal la hacen, a la vez,  extraordinaria y única. Te invito a que descubras a Marisa estos días de inicio de la primavera y de vacaciones en las que leer es uno de esos caprichos que te puedes regalar.


lunes, 1 de febrero de 2016

MARISA, así la veo como escritora

Tengo una imagen física y psíquica de Marisa y la quiero compartir con vosotros:

Para mí es especial, diferente a cualquier otra chica de 26 años de nuestra sociedad. Además de ser insegura  e  inexperta en el amor, es fuerte y apasionada, por supuesto siempre alegre.

Tiene sueños y pasiones que la llevan a vivir en ciertas ocasiones en un mundo de fantasía alejada de la realidad. Para ella lo más importante es la familia y sus dos amigas, Paula y Virginia, son como una parte de su familia y sería capaz de darlo todo por ellas. En ocasiones puede resultar algo inocente y algo bruta, se deja llevar demasiado por sus emociones y eso le ocasiona problemas. Le encanta leer, ir al cine y cantar en la ducha, en el fondo sigue soñando que un día será una cantante famosa.

Físicamente, tiene el pelo castaño con tonos cobrizos, ojos color caramelo, nariz chata y labios carnosos. Su piel es dorada y suave porque le gusta mucho cuidarse, aunque nunca ha hecho una dieta. No es muy alta, no supera el metro sesenta y cinco. Su cuerpo se define por buenas curvas, caderas anchas y piernas delgadas y esbeltas. Yo la veo como una chica normal con un dulce encanto bohemio.

 Encuentros bajo la piel, descargala ahora en 




martes, 19 de enero de 2016

Marisa, una mujer real

¿Cómo te imaginas a Marisa?




"Como cada mañana desde hace ya demasiado tiempo, Marisa está sentada en la mesa de la cocina con su cotidiana taza de café con leche. Sujeta un bolígrafo decorado con piedrecitas de colores y repasa mentalmente lo que ha escrito en el diario. Últimamente piensa más cada frase que escribe, apenas le quedan hojas en blanco en ese diario que le regaló su hermana por su cumpleaños"...



Un fragmento de las primeras páginas de Encuentros bajo la piel, donde empiezo a presentar a Marisa, la protagonista.
 A veces juego con la idea de un diario y así habla ella directamente con el lector. Le explica sus deseos y sus miedos. Marisa no es una heroína de papel, es una mujer de verdad, real y con muchos defectos. El lector puede vivir con ella una pequeña parte de su vida, una vida que puede ser imperfecta y única como la de todos nosotros. Grande en las cosas pequeñas. Miedos y mentiras que pueden hacer mucho daño, de hecho son armas de destrucción de vidas corrientes. Los miedos que se transforman en mentiras y las mentiras que acaban creando nuevos miedos. Un círculo vicioso y presente en todas nuestras vidas. No importa qué seamos porque lo que sí es seguro que tenemos miedos y que alguna vez hemos mentido por ellos.
Así es Marisa, ¿Tú como la ves? ¿Cómo la imaginas? Explícamelo y yo te diré como la imaginé cuando nació en mi mente como personaje de mi novela Encuentros bajo la piel